10 febrero 2007

SÚCUBUS

Estaba nerviosa. Utilizando el superlativo favorito de mi especie: nerviosaza, parada en la cola, con mi siempre perfumado y delicado amigo Marcio; me saludó efusivo, fijándose en el nuevo color de mi cabello, y yo en sus amigos extravagantes. Uno, resplandeciente dueño de una decena de piercings prendidos a su piel; y el otro "recién se descubría", me dijo, estaba tímido, como si presenciara todo en cámara lenta.

No quise irme, tampoco avanzar, nos revisaron todo antes de entrar; mi primera noche en una disco gay y las rutinas de seguridad me espantaban más que la gente acicalada con objetos extraños en su cabello y en su cuerpo. Entramos emocionados, mi amigo, mi guía, les había contado de mis inquietudes, mis ganas de explorar el nuevo mundo, y tal vez de probar suerte con algo que ni me había imaginado. Todos estaban prestos a facilitarme la confirmación o negación de aquello que dudaba.

La música era agitada, pero de un estilo distinto a otras discos, el escenario alto estaba a oscuras, las luces de colores fastidiaban mis ojos, y los modelos que bailaban mareaban mis pies. Esa noche iba a ser distinta, lo intuía, no sólo cuando ella intentó besarme, sino cuando me dijo "vamos".

Víctor evitaba observar a los demás, a pesar de las recomendaciones de Marcio, su cortedad no le permitía más que mirarnos a nosotros. Era Raúl quien nos absorbía las energías, bailando en la barra frente a la tarima, siempre detrás de otro, que a su vez estaba detrás de otro, haciendo un paso de trencito con vagones extremadamente pegados. Se escuchaba el "Tell me" de una canción conocida, todos sacaron sus celulares y lo levantaron generando una risa incontenible. Ella me sacó a bailar jalando suavemente de mi mano, y logré escuchar apenas el "cuidado con ella" de mis amigos.

Temblaba, y no sabía cómo cortar sus pasos sensuales, quería decirle que la sensual era yo, no ella, no me importaba cuán largo era su cabello, o que tanto más cuerpo tenía, que si bien mi estilo de vestir siempre fue así, lo femenino seguía latente. Era lo más extraño que había experimentado. Ella sonreía en la nube de licor que su cuerpo emanaba, la miraba con odio; cuando me descubrío la mirada sonrió más, ¿ me creyó sensual?, acaso acercando mi cabeza a la suya intentaba apagar mis odios, mi envidia?

Pensé que el ridículo de la noche no lo haría yo, detuve con mis dedos ese toque de labios mojados, ella abrió los ojos furiosa, volví mi rostro al brillo de los piercing de Raúl, quise jalarlo y bailar con él, para besarlo en última instancia, y dejar en claro mi mujerez, tal como Susanita frente a Mafalda. Sin embargo, el beso apasionado, de lenguas atravesadas, era una clase que Raúl me daba con ese desconocido, a quién justamente besaba en ese momento. La miré a ella sobresaltada "Así lo quieres?, entonces vamos” y antes de negarme, me dejé llevar a un rincón.

¿A dónde fuiste?, preguntaba Marcio, más de una hora desaparecida, no vuelvas a hacer eso, y ni siquiera respondías al celu amiga, me preocupaste. Apenas pude mantener la mirada fija en algo que Marcio intentaba pasarme. ¿Dónde estuviste?. La risa que provocó esa pregunta sorprendió a sus amigos. Marcio, es gracioso, no sé dónde estuve, sólo tengo ganas de dormir.

Ahora me propuse escribir lo que había sucedido aquella noche, para develar por fin, incluso, a mí misma, lo que realmente pasó, pero sólo recuerdo mi desmayo luego de las preguntas de Marcio.

3 comentarios:

Tedel dijo...

Te diré que éste me gustó mucho. Si me permites el comentario, quizás un texto un poco menos denso hubiera dejado que la historia fluya un poco mejor, pero me gustó.

Carlos Riveros dijo...

uhmmm... cuándo no el vale, cuándo no... a mí me metieron la mano pero no me desmayé... jeje...

en cuanto al relato, bien esta vez, aunque es anterior, pero bueno, bien, interesante hasta el final, y quizá el final sea lo mejor esta vez. para corregir, el ritmo, tal vez pudo ser menos lento como dice el del comentario de arriba. ah, y algunas fallas ortográficas.

pero nada, sin ser un relatazo sólo te puedo decir bien jugado.

se te lee.

Insana dijo...

Gracias amix.... pero eso de metida de mano en Vale Todo... mmmfff me deja muchas preguntas eh... un relato pes amix!

Se produjo un error en este gadget.

::::::ORBIS TEXTUS::::::