12 noviembre 2011

Fotografías


La memoria no guarda películas, guarda fotografías (M.K.)



¿Porqué maldición existe la tecnología? 
La tecnología sólo le da velocidad a las sinapsis inquietantes, a las más dolorosas, a las que sin admitirlo, gozamos y buscamos. Esta vez, me valí de esta extraordinaria tecnología y digité una extensión, una mera extensión de  una de las herramientas más poderosas que ha inventado el hombre: la fotografía. Escribí el ".jpg" aniquilador en el buscador de mis correos electrónicos y hallé cientos de fotos de aquello que hoy ya no existe.

Te veo alumbrado por la luz del medio día, lleno de triunfos y de regalos, con tu solemne frase "Hoy pídeme que te lleve al sitio más caro de Lima". Era el año 2007, seguía con mi alma proletaria, mi identificación con la pobreza, mi contemplante solidaridad con el dolor humano. ¿El sitio más caro? pensé, y cuál sería el sitio más caro, creerá que soy una chica sin roce social, pero eso exactamente es lo que soy; ¿es importante conocer esos sitios? ¡Qué diría Naomi Klein si se topara con esa pregunta! A lo mejor le daba una patada. Pero ese día yo me había puesto un vestido corto, y mejor excusa no había para tratar de pensarlo al menos. 

Qué restaurant, bar, cevichería, salsódromo puede llamarse el más caro, si yo recordaba con cariño sólo aquéllos lugares donde cobraban el menú a mitad de precio a los estudiantes, mi querido "compartido" que servían a la espalda de la Universidad. Cuántas veces mis amigos me dirían, "hey chata, vamos al Elmer", "El Elmer?" preguntaría cualquier nueva, "Claro pues, a El mercado".

Únicamente me salvó el nombre de un restaurant al que fui citada una vez para un conversatorio literario “Hay un lugar cerca a la Plaza , se llama El Cordano, cocinan muy bien allí (creo)”, él sonrió, pensando qué pobre y ridícula mujer sin mundo, o quizá se confundió por el nombre. “Oh, sí me acuerdo, alguna vez vine con mis amigos de la Universidad, pero es un bar, estás segura que sirven almuerzo?” Asentí muy segura. Y fuimos a servirnos un almuerzo mediocre, que se volvió medianamente memorable por nuestra conversación y sus souvenirs. 

Luego, nos fuimos a ver una película, ¿la recuerdas? Yo no tanto, creo que no llegamos al horario. Pero sí recordamos que me escabullí en los baños del cine para cambiarme de ropa, me puse igual una minifalda con estampados dorados y un polo rojo, a mi criterio más de salida que el vestido celeste. Abriste tus ojos sorprendidos para reirte de otra de mis ocurrencias, en mi bolso de combates siempre cabía todo, todo.

Me dijiste que eligiera de nuevo un lugar y mis costumbres universitarias pudieron más, nos fuimos a la Av. La marina, entramos al restaurant Rústica, con la pantalla grandota de videos de los 80's y sus clásicas luces rojas, cuando de pronto, en medio de la picadera y los besos inevitables me hiciste la pregunta más estúpida que nunca antes creí que tú la harías ¿Porqué terminamos?

Mi risa era incontenible. Pero qué tal fresco, no seas pues, para preguntar algo tan cojudo. ¿Pero dime porqué? ¿Qué tiene de malo mi pregunta? Porque tú tenías enamorada y encima salías con otra que no era yo, imbécil. Las cosas no fueron exactamente así, respondiste. Mejor lo dejamos allí, sentencié. Era el chiste de la noche y de rato en rato me reía por su romántico cinismo. No había más que hacer, la noche era maravillosa, a pesar de los falsos Te extraño y nuestros Te amo mecánicos. Siempre resalté que yo sospechaba sus mentiras, pero exclusivamente esa noche las deseaba escuchar inmensamente. 

El semblante relajado y lleno de felicidad me duró días, así lo decían mis mejores amigas, y así lo corroboran esas fotos que encontré, y que me hacen revivir esa sonrisa de estúpida que aparece siempre en momentos como ese.

Por esa búsqueda inútil en mis correos es que dedico esta entrada a ese día, que ahora lo recuerdo como el día más perfecto.

Canción de fondo:

P.d. Ahí te voy dejando, ya ves que no decía nada de Love? Era “OH! DO YOU COME FROM A LAND DOWN UNDER? (OH YEAH YEAH) "

12 comentarios:

T dijo...

Cuantos recuerdos!!
Yo diría q guardamos hasta parte de una película, pq muchas veces basta una sola foto para volver a ver las escenas pasadas y trasladarnos a ese momento.
Y hay muchos momentos q pese a todo, lo creamos bello, especial y hacemos lo imposible para q sea así.
Pero años después, el sentimiento hacia ese recuerdo y hasta la forma de recordarlo cambia.

Pero nadie nos quita lo bailado, no es así Ansu?

Insana dijo...

jajajaja
Eso es cierto, como que uno va completando las partes faltantes de las escenas y lo ve todo tan perfecto...jajaja

Sí pues, nadie nos lo quita, y ahora al recordarlo sólo nos queda o reir gratamente o llorar... Menos mal que sólo guardo fotos de situaciones positivas jejeje

R. dijo...

Ansu:

Hummm, no sé, algo me dice que el día más perfecto siempre está por venir, ¿o es que hay más de un día perfecto? ;)

¿2007? El año del terremoto, ¿no? =P

Abrazos,
R.

Insana dijo...

Pucha, el día perfecto, hay muchos días perfectos, no hay un único día perfecto.

Eso de que siempre está por venir, pues si consideras que los anteriores no fueron buenos...


2007... verdad pues, año del terremoto. Qué feo. Pero toda esta historia imaginada (porque todo lo que publico es pura fantasía eh) sucedió un caluroso día de febrero.

Ansu.

P.D. Estoy esperando tu relato :-P

♥Curly Girl♥ dijo...

momentos que fueron perfectos con el hombre imperfecto, me ha pasado!!!!! joder!!!! aveces me pregunto: "tendre luego momentos mas ricos y mas agradables con el que pasè con ese imbecil antihumano?" jajajajjaa (hablo de un ex psicotico), pero que al fin y al cabo sin q parezca loco....la pase bien.

besos!

Insana dijo...

qué buena frase, momentos perfectos con el hombre imperfecto...
Me has dejado pensando :-)

☆.Hey-ghaby.☆ dijo...

vaya que buenos puntos de vistas O.O yo pues en si adoro la tecnologia wwiii y a la vez la odio buuu ¬¬ jajaja ni yo me entiendo XDDD

Insana dijo...

Tiene sus pro y sus contras... te hace crear cosas fantásticas, pero a la vez, como toda creación humana te puede llevar a la autodestrucción ...

Imaginativa dijo...

Hace años odiaba las fotografías por ver el evidente paso del tiempo. Pero desde que estoy con él me gustan las fotos, los recuerdos que evocan y ver lo feliz que era y que soy.

Estoy segura de que vivirás días igual o más perfectos que aquel del 2007.

Un beso!

Insana dijo...

Espero que sí!!! Aunque por más imperfecto que sea el día, llego a mi casa y la sonrisa de mi hija me hace olvidar todo!!!

ARIADNA dijo...

Aunque sabes que es un "CHACÓN" NO IMPORTA, la idea es disfrutar esos chispasos de felicidad y creo que no hace falta la ayuda tecnológica para recordar ese día perfecto, esos momentos no se olvidan.

Insana dijo...

Pues, la verdad que nunca se olvida nada de lo que hay en el cerebro, las imágenes sólo se esconden por allí... claro que estos recuerdos más bien nunca dejan de aparecer para dibujar la más espléndida de las sonrisas... jajaja con razón dicen que quien a solsa se ríe de sus travesuras se acuerda ... a que ya te estás riendo :-P

Se produjo un error en este gadget.

::::::ORBIS TEXTUS::::::