30 septiembre 2013

Tres (esto es entre ella y yo)


Más de mil noches, antes de apagar la luz de mi lámpara, he deseado fervientemente que nada malo te pase, que nada ni nadie te lastime y, a pesar de no tener una madre perfecta, sientas que haría hasta lo imposible por hacerte la niña más feliz del mundo. Y en ese camino voy.


Serán tres años desde aquella madrugada en el hospital, en donde octubre se volvió amor, milagro quizás, esperanza. La medición del tiempo me parece absurda; sin embargo, cuando sientes que tantas horas de ternura y afecto pueden suspenderse en el recuerdo, tratas de ordenarlo todo para que no se te escape ningún momento bonito.

Perdona si este texto no es lo que esperabas, a veces pasa que quieres decir tantas cosas a la vez y te bloqueas, las palabras se traban, no salen, nada de lo que ponga aquí podría ser un Feliz cumpleaños que mereces. 

Me disculpo por no darte todo eso que te quiero brindar, sabes que me disculpo por más. Algunas elecciones en mi vida no fueron adecuadas, y no sabes el hondo pesar que me provoca, pero en todo lo malo siempre hay una luz, un tinte bonito, que en este caso sería ella, quien siempre reza por tí, y me dice que desea que todo me salga bien, sobre todo por tí, sé que llora por muchas cosas y aún así se enjuga los ojos, compra lo necesario y te viene a ver, tu abuela es una madre maravillosa, pero a veces de madres maravillosas salen hijos pésimos. Eso lo entenderás cuando seas grande. 

Lo bonito también es tu tía abuela, que se ha preocupado tanto, y te quiere inmensamente, a pesar que le quitaste el centro de atención por nacer el mismo día que ella, pero vamos que tu risa la emociona y el poema que le recitas casi la hace llorar. 

Lo bonito de tus tres años es que ya identificas a la gente que te quiere y te vas dando cuenta que su cariño crece más con el pasar del tiempo. Si algún día lees esto, quiero que lo sepas, te queremos mucho, por mi parte sabes que te amo.

Dejo una promesa virtual: me reivindicaré, ahora que te gustan las fiestas infantiles te prometo que las que siguen serán inolvidables, vendrán los cuatro, quince, y pronto cumplirás dieciocho y no me daré cuenta, recordaré este año que cumples por tus sonrisas, tu llanto, tus posturas de niña imitando a la profesora, de la diversión que es para tí pintar con témperas, del encanto mágico que te resulta la palabra Tarea, seguro que en la secundaria ni te acordarás.Espero que me recuerdes con amor.

Tu mami.

PD1. No sé si el blogspot se mantendrá si habrán multimemorias de hiper gigas que podrán conservar este post hasta que tengas 20 o 30 años . Lo lanzo al ciberespacio!!!




19 agosto 2013

Domingo

La costumbre de entregarte al stress, de usar las horas de trabajo para mitigar esos impactos interiores, para evitar que tu propio yo te arrincone y te reclame que es de tí, qué fue de aquella que una fue, y cómo la has superado. Esa estrategia que sé algunos también conocen terminó hace poco para mí. Una etapa nueva llegará, tendrá qué, pero en estos largos días, en que sólo quedan frases del fue bonito mientras duró, del perdí pero aprendí mucho, me he dejado vencer, y ya me he dicho todo, y ahora únicamente floto, como cada que llego y realizo mi propia sesión de psicoanálisis.

Y cuando floto, me aburro y cuando me aburro hago las webainas de antaño, como revisar videos y descargar canciones estúpidas. Ahora estuve actualizando mi perfil de youtube, y me encontré con que esta plataforma te notifica cuando alguien responde a tus comentarios (realmente estaba bien alejada de las redes sociales, ¡veo respuestas de hace tres años!). Varias apreciaciones sobre una canción de domingo por la noche.

Obviamente, no pondré la canción que comenté, pero pienso en el día domingo, el día antes de, como el último resquicio de descanso, de estar con una misma, es como la parte final del recreo y te dan ganas de hacer una y mil cosas, o como el minuto previo al cadalso, mientras caminas y sólo te dedicas a tí, a saber porqué, cómo y cuándo de todo. El domingo tiene la noche perfecta para la abstracción total.

Oh Qué será... AOO... :-/ (esta canción no es estúpida, es estupenda)


17 agosto 2013

Plataforma



Bajo con ella del carro, la tomo de la mano, después de haberla despertado, ya no puedo cargarla, sus 15 kilos me pesan más que antes, y su tamaño me dificulta cruzar esas avenidas tan anchas, que ahora me parecen los peores escenarios para la seguridad de cualquiera, pero en fin, allí vamos madre e hija camufladas en chalinas de colores y abrigos encantadores.

Cruzamos la avenida principal y caminamos por las callejuelas, contraste de una sonrisa de niña feliz; sí, feliz, porque ella aún no razona sobre el mundo, sólo pregunta y repite las respuestas, pero en algún momento se dará cuenta que esa señora que vende canchita, ese niño que le ofrece frunas, y ese señor que duerme en la calle, que todos aquí sufrimos, de alguna manera, y sobrevivimos porque dios lo pide así, dirá la señora, porque mis padres me dieron esto dirá el niño, porque la familia se pudrió dirá el loco, nosotros sólo somos seres humanos diré yo, que andamos por la vida buscando dioses, tratando de darle una razón a la sin razón del vivir, pero que en el camino creemos muchas veces haber llegado a la respuesta, y cuando sales  a la calle te das cuenta que no has llegado ni siquiera a cerrar el signo de interrogación, que la respuesta no se ha escrito aún, no.

Dejando de observar sus ojos risueños, su perfil de niña sabia, alzo la vista y veo el letrero de mi universidad, los ladrillos color ocre, el portón abierto de par en par, la virgen en la cima, y en la entrada cómo no, dándote la bienvenida también otra virgen. Camila pregunta qué es eso.Una estatua. ¿Y ese es José? No Camila, es una estampita de San Martín. No explico más, caminamos. El busto de Haya sigue allí burlándose de las luchas por independizar nuestra universidad de un partido, cuántas veces en cada toma de local intentaron bajarlo, le giraron la cabeza le tiraron basura, y no, allí estaba siempre un aprista para defenderlo, inmolándose, pidiendo tolerancia y más de lo que ellos en sus años de gloria no brindaron, pero en fin. 

Camila mira los azulejos, el piso, las escaleras de mármol, el techo alto.Mamá, ¿este es tu colegio? Le digo que sí, que fue mi colegio cuando era más joven, la guío por el pasadizo principal y la luz del patio central nos avisaba que la tarde de invierno no se iba a oscurecer tan temprano. El patio tenía una plataforma y alrededor de ella se distribuían cuatro pabellones de tres pisos los más antiguos, y el de construcción nueva tenía seis pisos; los jardines, los árboles, las banquitas cortaban la sensación de ahogamiento que nos brindaba esa construcción extraña.

Vi las mesas de ajedrez donde solíamos reunirnos con mis compañeras de salón para armar trabajos imposibles, escribíamos a mano el resumen que luego mandaríamos a digitar en las cabinas de afuera. La plataforma cuadrada tibia en el verano, suave en el invierno, los chicos echados en las esquinas con algún libro en la mano, cuadernos, computadoras. Alguna chica se tendía sobre las escalinatas tratando de apuntar algo en sus hojas. ¿Era yo una de ellas? acaso metida en mis textos sin observar que alguna ex estudiante pasaba con su hija a ver sus papeles. Hija, presente. Aprieto un poco más su mano, cruzamos el umbral del pasado y me veo descubriendo a Sartre, leyendo a Mario, pensando en Bolívar, almorzando un simple pastel de choclo, contando mis monedas, oliendo la cafetería, abrazando al chico con el que solía jugar a estar y no estar.

Subimos las escaleras por el que algún setiembre me caí distraída, iba leyendo desde arriba un periódico mural llamado Subserráneo, cómo olvidarme de aquellos innovadores, cómo sacar de mi cabeza ese cover de "La maldita primavera" el chico que recuerdo me recogió, y nos reímos acostumbrados a mis épocas de volada rebelde. Pero allí estamos subiendo a la biblioteca de la facultad, tú diciendo "si me porto bien me compras mi chocolate, si  me porto mal, no me compras mi chocolate" y te quedas tranquila, en silencio mientras la dispensadora me hace firmar unos cargos, y salimos y te compro el chocolate. Y me encanta observarte comerlo, y quiero salir de la universidad un poco, como para correr de esos años de sacrificio y fantasía y dejarte el camino listo para que recorras un mundo distinto, y mil veces mejor que el que yo viví.


20 julio 2013

AMORO



"Más que lectores, tenía víctimas"
José Miguel Oviedo, crítico peruano



Hace algunos años atrás, en realidad bastantes más atrás, a principios del siglo XX, en Europa,  surgió una corriente que cuestionaba los límites existentes en el mundo del arte. Cuando leo textos al respecto, tal como el personaje de la película Medianoche en París, me gustaría ir con mi automóvil del tiempo para hablarle a todos esos locos y sacudir sus hombros por ser tan jodidamente buenos. Pero mejor sigamos rememorando.

Mientras César Moro cumplía 13 años; en Suiza, el alemán Hugo Ball fundaba aun sin proponérselo el Dadaísmo y; Vallejo, recién graduado en literatura se enrolaba en las filas de la Bohemia trujillana. Nueve años después, César Moro viajaría a París para encontrarse con el manifiesto surrealista de André Bretón; el mismo año Vallejo se traslada de Francia a España por una beca de estudios.

La fuerza transformadora del surrealismo francés había invadido todo escenario, periódico, panfleto, lienzo. César Moro asumió todas las expresiones artísticas que pudiera soportar su cuerpo desarrollando, finalmente, la pintura y la poesía. 

Luego de europa, regresaría a Perú y se volvería a ir, pero a México donde aparece el fulminante Yo Cósmico del que tanto habla la crítica de su poesía. Me encanta esta etapa porque sufre cada verso, escupe y salpica cada letra, transmite, tal como es, lo crudo, lo romántico, lo tierno y lo cruel. Pienso que fue la época en que más amó.



Carta a Antonio 
  
      Te quiero con tu gran crueldad, porque apareces en medio
de mi sueño y me levantas y como un dios, como un autentico dios,
como el único y verdadero, con la injusticia de los dioses, todo negro dios nocturno, todo de obsidiana
con tu cabeza de diamante, como un potro salvaje, con tus manos salvajes y tus pies de oro que sostienen tu cuerpo negro,
me arrastras y me arrojas al mar de las torturas y de las suposiciones.
      Nada existe fuera de ti, sólo el silencio y el espacio. Pero tu eres
el espacio y la noche, el aire y el agua que bebo, el silencioso veneno y el volcán en cuyo abismo caí hace tiempo,
hace siglos, desde antes de nacer, para que de los cabellos me arrastres hasta mi muerte.
      Inútilmente me debato, inútilmente pregunto. Los dioses son mudos;
como un muro que se aleja, así respondes a mis preguntas, a la sed
quemante de mi vida.
      ¿Para qué resistir a tu poder? Para qué luchar con tu fuerza de
rayo, contra tus brazos de torrente; si así ha de ser, si eres el punto,
el polo que imanta mi vida.
      Tu historia es la historia del hombre. El gran drama en que mi existencia es el zarzal ardiendo, el objeto
de tu venganza cósmica, de tu rencor de acero.
      Todo sexo y todo fuego, así eres. Todo hielo y todo sombra, así eres:
hermoso demonio de la noche, tigre implacable de testículos de estrella,
gran tigre negro de semen inagotable de nubes inundando el mundo.
      Guárdame junto a ti, cerca de tu ombligo en que principia el aire;
cerca de tus axilas donde se acaba el aire. Cerca de tus pies y cerca de
tu manos. Guárdame junto a ti.
      Seré tu sombra y el agua de tu sed, con ojos; en tu sueño seré aquel
punto luminoso que se agranda y lo convierte todo en lumbre; en tu
lecho al dormir oirás como un murmullo y un calor a tus pies se anudará
e irá subiendo y lentamente se apoderará de tus miembros y un gran descanso tomará tu cuerpo y al extender tu mano
sentirás un cuerpo extraño, helado: seré yo. Me llevas en tu sangre y en tu aliento, nada podrá borrarme.
       Es inútil tu fuerza para ahuyentarme, tu rabia es menos fuerte
que mi amor; ya tú y yo unidos para siempre, a pesar tuyo, vamos juntos.
       En el placer que tomas lejos de mi hay un sollozo y tu nombre.
       Frente a tus ojos el fuego inextinguible.

18 de junio de 1939


Cartas a Antonio
 El amor en la noche. Un tumulto se anuncia, un tumulto como de sangre que se vierte Las alas del mundo empiezan a dormir, y sólo tus ojos iluminan el silencio, el gran silencio que reina a tu llegada. Y te desprendes como un árbol o como la noche, a pasos callados, como el gran caballero que aparece en los sueños. Con tu rostro severo, con el misterio y la distancia y con el gran silencio.
Yo no podré besarte, a veces dices, yo no podré besarte…
El corazón respira apenas ante el milagro repentino de tu presencia, Los ojos quisieran guardar para siempre el color de incendio de tus ojos, el resplandor de tu mirada, el acto volumen e tu cuerpo, y devorarte y envolverte y guardarte ajeno a todas las miradas.
Te llamo desde lejos, de muy lejos; tú no me oyes, mi voz te llega amortiguada. Tú no me oyes. Si me oyeras vendrías y tus ojos se cubrirían de lágrimas y a través de esa bruma verías la imagen del mor acribillado. Pero no oyes y tu ausencia se renueva. Estás cerca de mí, estás cerca; todo me lo dice:  el calor e tu cuerpo, tu cuerpo mismo, la sombra terrible e tu cuerpo interceptando la luz del sol. Tu voz también quiere decirme que estas cerca. Pero no es cierto… Ya te fuiste. Acaso no has llegado todavía y yo estoy ciego, completamente ciego, mirándote sin verte y llenándote hacia aquel punto donde ya nadie puede seguirme, donde la soledad me acosa, donde nada responde no nada me acompaña.
Volver a verte:
Por un camino que no llega te aguardo y te estaré aguardando siempre; más lejos de mi vida, más lejos que el recuerdo de la vida consciente; desde mi oscuridad, agazapado, solo, horriblemente solo, esperando que al fin vuelvas y te detengas y me mires y hables y tu voz me haga nacer y me devuelva al mundo de mi mismo que he perdido al encontrarte sin hallarte.
C.M. México D.F. 25-I-39

29 junio 2013

Educación sin religión

Un día como hoy... Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra.
Y nos dijeron: “Cierren los ojos y recen.
Y cuando abrimos los ojos,
ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia".
- Eduardo Galeano


(Agua Cruzada - Dibujo mío, cítame pes)

La religión, siempre constituyó un gran problema para mí; primero, de niña fui creyente ferviente por el legado de mi madre, tan inconsecuente como el católico promedio; luego, cuando viví con mi padre él debatía conmigo sus ideas ateas y yo no soltaba rienda. A los pocos años me dedicaría a fascinarme por las ciencias y las revistas de astronomía, el cosmos, el origen. Concluí que no podía ser atea, ni tampoco creyente de un dios creador todopoderoso. Me sentí identificada con la postura agnóstica, y tal vez, menos errada que antes, sigo pensando que es la posición más coherente ante los alegatos de ambos bandos, creyentes y no creyentes.

Hace poco leí información referida a tan especialísimo tema, debido a que me hallaba buscando un nido para mi hija de dos años 5 meses. Escribí miles de combinaciones posibles en el buscador "nido sin religión", "educación inicial libre de religión", "institución educativa no embrutecedora", y no aparecía nada, absolutamente nada aproximado a lo que yo realmente buscaba, incluso esta web te da la opción de realizar la búsqueda por religión y en un momento vi maravillada la palabra LAICO, esperando secretamente que sea un código camuflado para destacar a los nidos del tipo que buscaba y nada, cero, se entendía laico con el sentido más católico de la palabra.

¿Cómo escapar de este mundo hegemónicamente católico? La búsqueda de una respuesta se golpea contra esa construcción de siglos llamada iglesia católica, que vino a nuestro continente con las armas de guerra y violencia respectiva, ya característica inconsecuencia del dios es amor y todo lo demás.

El panorama de siglos pasados pintó a la iglesia católica como la madre religiosa de toda américa, teniendo en cuenta que las corrientes que salieron a raíz de ella empezaron a tomar fuerza en la segunda mitad del siglo XX, el diálogo interreligioso era impensable puesto que no se podría dialogar con aquellas sectas que se alejaban de la palabra oficial. Incluso las minorías de América como  judíos, musulmanes, induistas, no eran tomadas en cuenta para ningún diálogo.

El nuevo mapa de la religión se pinta de otra manera : "(...) Dentro del cristianismo, el catolicismo perdió su casi monopolio, mayormente a favor del protestantismo y de las iglesias indígenas independientes que han crecido fuertemente en las últimas cuatro décadas. Las estadísticas demuestran también cuán dominante resulta el evangelicalismo en la presencia protestante en el Continente. Por otra parte, América Latina participa de lleno en la corriente pentecostalista/carismática que, a nivel mundial, va caracterizando el cristianismo ya con un 27,7%. Llama la atención que en América Latina los cristianos se caracterizan fuertemente por la "doble afiliación" (a más de una comunidad o iglesia a la vez) en un 15’4%, mucho más que en el resto del mundo, donde este fenómeno representa un promedio de 5,1 %". (ver estadìsticas en esta web)

Y las estadísticas alientan pero no liberan, porque igual existen religiones hegemónicas, nunca será que exista un agnosticismo generalizado, ¿verdad?, porque el mundo se destruiría al segundo inmediato de ello, supongo, todos se suicidarían, no tendrían una forma de explicar la muerte de sus seres queridos ni de soliviantar las penas de esta cruda realidad, sin dios, imposible. Imagine no posetion, and no religion too... imagine all the people living life in peaceeee youuhuuuu.

En el texto de la web que refiero indican que la manera de contabilizar la religión Católica es a travès de las partidas de bautizos. Así que no piensen que la bautizaré, no señor, nada que el duende, que las travesuras, que por si acaso; artimañas de la iglesia católica para sumar a su legión. Hasta yo soy bautizada y seguro que me suman a esas estadísticas donde la iglesia tiene cierta presencia importante. Que no es real, no señores, no todas las que nos bautizamos somos católicas ahora.

Y mientras tanto, sigo en mi búsqueda de nidos. Esta búsqueda empezó hoy, luego de escuchar a mi hija cantar con su vocecita tan clara "Vamos a alabar al señor, vamos a alabar al señor". Me desmayé y despierto recién, a escribir esto que seguro no me gustará una vez publicado y lo borraré.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Aquí un video muy ilustrativo que nos muestra la educación tan torcidamente planteada, por quién? mírenlo pues.



 

De no creerlo, por eso hay que estar atentos y atentas con esto de los colegios religiosos.


Páginas recomendadas:
de visitar estas webs me pregunto porqué los colegios alternativos son TAN CAROS

Se produjo un error en este gadget.

::::::ORBIS TEXTUS::::::