23 diciembre 2015

Cambiamos

Avanzas, mides la mordida, el suficiente dulce, el ligero calor, el momento es perfecto, el postre, la compañía y el sabor del amor. 
 
Miras el pasado sin rencor; la perspectiva, como siempre, te da otra óptica de la vida. Bien dicen que cuando eres realmente feliz es difícil que odies, que envidies o que incluso desees el mal. Simplemente, cambiamos.
 
 
Ayer, mi hija revisaba empeñosamente un viejo libro de tapa roja, era un diccionario de sinónimos y antónimos de 504 páginas que tantos años conservó mi papá y también lo tenía en mi pequeña biblioteca. Ella estaba fascinada por la cantidad de pétalos secos que yo tenía la costumbre de guardar para luego hacer tarjetas que no llegaban a nadie. Las hojas amarillas también resguardaban unos folletines de la moda Barbie de los años noventa, me acuerdo que los guardaba para soñar que tenía la Barbie deportiva, playera, de gala y tantas otras que jamás podría comprar.
 
Al cabo de un par de minutos revisando algunas palabras y explicándole más de la cuenta sobre los sinónimos y antónimos, mi hija solicita que lea lo que estaba escrito en la última página amarillenta  del libro, veo la letra corrida, humedecida por el tiempo, en lapicero azul, escrito por mí:

" 26-12-95
Saludos a quien lea esto
Ya pasó navidad, y espero
que todos allá en el futuro estén bien; y
no olviden que las drogas y los hombres
te destruyen.
Chao"
 

 Mi risa estalló con la vergüenza de mis 13 años plantados sobre mi caligrafía extremadamente misántropa. Recuerdo que tenía la costumbre de dejar mensajitos para el futuro, tal cual Marty McFly en la famosa película de Robert Zemeckis, escribía sobre todo para aconsejarme sobre el amor y de lo que estaba viviendo en ese momento.
 
¿Qué dice mami? Nada hijita, seguro estaba practicando cómo escribir, mejor toma tu librito de Chimoc para leerlo juntas.
 
Reflexionar sobre lo que escribí es recorrer todo el proceso de formación en un colegio de mujeres, con amigas mujeres con una televisión machista y conservadora que separaba a hombres y mujeres de sus roles "natos". ¿Imaginas que yo escribí eso?, qué tal contraste con este 2015 que se va. Qué tal contraste de un hombre destructor frente a ti que me reconstruyes el corazón con sólo existir.

20 diciembre 2015

Sol, lluvia, helados (personal)

La sonrisa que tengo esta noche es la triunfante, mi trabajo se puede ir a pique, mi casa reducirse más, mis dudas existenciales irse al carajo. Hoy mi sonrisa es sólo de real felicidad.

Luego de un día de vernos sigue mi sonrisa Poeana, sí, a lo Edgard, tal cuál hubiera salido triunfante, como si la travesura no muriera nunca, aún ante el descubrimiento de ella. Me regocija saber cuánto ha virado el destino, cómo el círculo vuelve a ti y a mí. Imposible hace 10 años, posible ahora, yo desde acá, mirándote, extrañándote al despedirme y tú volviéndote ese Buho Rojo que tantos años atrás había deseado.

Buenas noches y gracias eternas al universo entero, a los helados en la mañana, a la lana bajo la lluvia, al libro deshojado, al final inconcluso que nos llevó a buscar en el mismo lugar, a la misma hora, sobre la misma mesa de madera.

25 noviembre 2015

El sitio que mejor prefieras...

El brillo de las paredes atenúa los mates de una luz multiplicada, crema, mostaza, marrón; faltan segundos para las cuatro de la tarde y pienso, comprimo la voz, quemo el cerebro, preguntándome si todo ese pasadizo bastará para vencer el miedo, y salir a llamarlo, a decirle que cuando escucho Dyango me vibran los hilos de la chompa.

Me levanto y logro decir honrosamente que espere, que olvidé mi libro en la habitación, al segundo cero de las cuatro me convierto en la mejor actriz del mundo, pude haber ejecutado la ceremonia del té magistralmente con mi parsimonia falsa, mi orgullo quemado. Quise gritar una despedida firme, nos vemos otro año, en otra era o en alguna otra reencarnación de nuestro largo samsara y no pude más que decir un seco Chau.

Cómo dejar que las palabras se digan, La vida siempre ha sido así, tú por tu lado y yo por tí. Qué terrible manera de confesar, escribiéndolo; tengo treinta y tres y no puedo decirlo, ni plantearlo con un raciocinio que no me horade la vida, cómo debo marcar mi presencia en tu vida para que no me olvides nunca. Finalmente, ¿cómo deseo ser recordada por tí?, cómo dejarte un mensaje perpetuo antes que se te acabe el amor o se acabe el mío... ahí va: Cuando quieras, donde quieras, el sitio que mejor prefieras...


En el prado y el mar debes de
quererme mucho mas ¡amame! ,
bajo el sol y por las sombras
son tus besos que me nombran asi
¡llamame!
Tus palabras valen mas ,
me acaricias siempre como si nada,
¡acariciame!, tu bien lo sabes
como te quiero...

Cuando quieras ,donde quieras ,
el sitio que mejor prefieras
con todo nuestro amor los dos,
Cuando quieras ,donde quieras ,
tu sabes que yo te dire...quiereme.

Tiemblo lleno de inquietud
cuando espero y no llegas tu,
¿donde estas?
, mas yo veo que regresas
y me atacas y me besas asi,
¡besame! ¡otra vez!
tus palabras valen mas me acaricias
siempre como si nada ,
¡acariciame!
tu bien lo sabes como te quiero ,..

Cuando quieras donde quieras ,
el sitio q mejor prefieras
con todo nuestro amor los dos.
Cuando quieras donde quieras
tu sabes q yo te dire quierme ..

Cuando quieras donde quieras,
el sitio q mejor prefieras ,
con todo nuestro amor los dos
cuando quieras donde quieras,
tu sabes q yo te dire
quiereme...

28 mayo 2015

Secretos de una universitaria

Leo el título y esbozo la sonrisa más grande de todas, esa sonrisa del "ahora sí, lo contaré todo". Al pasar los segundos la sangre va haciendo su trabajo en mi rostro, me convierto en una víctima más de mi simpático sistema nervioso, inmediatamente borro algunos párrafos, luego, los reescribo, y quiero cancelar esta entrada, pero algo me alienta finalmente. 

Hace poco, falleció una amiga de mi universidad, aún tenía en mi memoria sus ojos rasgados, su sonrisa pausada, su timidez y sus nerviosos ademanes que, imperceptibles, yo podía recordar claramente como manifestaciones de su fragilidad. Cómo se fue y las circunstancias que la llevaron a eso todavía no me quedan claras, pero sí me mortifica reconocer que no somos dueños de nuestras vidas, y mucho menos de nuestras voluntades si acaso una enfermedad psicosocial o psicoafectiva nos ataca cómo saber qué hacer, dónde pedir ayuda, en qué brazo cobijarse, y cómo explicarlo si no sabemos siquiera que la tenemos.

Su valiosa vida iba por un camino habitual y, de pronto, las circunstancias, las vivencias, el trabajo, la precariedad, la religión y su maldito fanatismo anti-ciencia, todo eso terminó por quebrarla y quebrarnos. Hicimos lo que pudimos para poyar a la familia en esos momentos difíciles, conversamos nuevamente entre varias de la promoción. Nos volvimos a encontrar con algunos y era una pena sentir que a ella le hubiera gustado estar así, reuniéndose con nosotras, conversando de cómo nos fue, que años no sabíamos nada una de la otra, que ahora que te has casado cuándo tienes hijos, y esas preguntas que solemos hacernos para saber más uno del otro.

Imagino que la ausencia tan cercana, la pena de su juventud ida, el recuerdo de las clases llevan a todas a cuestionarse todo. Si vale la pena o no la fe, si vale la pena matarse estudiando para luego no encontrar trabajo o alguien que te dé la oportunidad del gran salto, si vale la pena matarse trabajando, si el sacrificio finalmente tiene un camino menos insensible que la muerte trágica.

Al final, confirmo lo que pensaba a los 17 años, la vida vale la pena sólo por aquellos segundos en que fuiste feliz, en que sonriendo cómplice con tu pareja, con tus amigas, con tus amigos, por ese baile con quien tu querías, por ayudar a álguien... por abrazar a quien amas, sólo por esos momentos absolutamente felices puedes decir que valió la pena vivir.

Espero Janelle, que hayas sido feliz, en algunos momentos, quizá con alguna broma entre nosotras, bailando en alguna fiesta luego de clases, exponiendo un buen trabajo, terminando las clases sin preocupaciones, llevando tu primer sueldo a tu familia, consiguiendo las metas de ese año en tu trabajo, espero que en cualquier entorno en el que hayas estado (incluso el religioso) hayas sido, al menos por un momento, profundamente feliz, sólo entonces todo valió la pena.




............................................................ * ..............................................................


P.D. Los Secretos de una universitaria vendrán en la siguiente entrada, mientras escribía esto sentí que sólo Janelle ameritaba tener una entrada para ella sola. 

06 mayo 2015

Azul

Azul era la portada del álbum, azul era la voz de Drexler, azul era la tristeza y su seguridad. Recuerdo que me lo presentó Leo, poniendo su canción más bonita, sin pensar que hoy, sentada en mi sofá, guardiana del sueño de mi hija, guardando mis hojas llenas de recuerdos, lo escucharía nuevamente y, al fin, viviría en carne propia las letras de sus canciones.


Ahí te va querido combustible ...





Todas las horas
todos los besos
cada recuerdo que fuimos echando en el fuego
un dia tal vez darán calor

Cada lagrima, cada gota de sudor
que el tiempo fue evaporando
sonara el silbato de vapor

y más alla del espectro visible
habremos sido el fuego y el combustible

Tomo el dolor, tomo el punzon de los celos
lo dejo arder en la llama
y un dia tal vez saldran de mi

y esta cancion que se disipa en el viento
como señales de humo
busca cielo en que la leas tu...

y en una o mas de los puntos posibles
habremos sido el fuego y el combustible
habremos sido el fuego y el combustible
habremos sido el fuego...

Se produjo un error en este gadget.

::::::ORBIS TEXTUS::::::