28 mayo 2015

Secretos de una universitaria

Leo el título y esbozo la sonrisa más grande de todas, esa sonrisa del "ahora sí, lo contaré todo". Al pasar los segundos la sangre va haciendo su trabajo en mi rostro, me convierto en una víctima más de mi simpático sistema nervioso, inmediatamente borro algunos párrafos, luego, los reescribo, y quiero cancelar esta entrada, pero algo me alienta finalmente. 

Hace poco, falleció una amiga de mi universidad, aún tenía en mi memoria sus ojos rasgados, su sonrisa pausada, su timidez y sus nerviosos ademanes que, imperceptibles, yo podía recordar claramente como manifestaciones de su fragilidad. Cómo se fue y las circunstancias que la llevaron a eso todavía no me quedan claras, pero sí me mortifica reconocer que no somos dueños de nuestras vidas, y mucho menos de nuestras voluntades si acaso una enfermedad psicosocial o psicoafectiva nos ataca cómo saber qué hacer, dónde pedir ayuda, en qué brazo cobijarse, y cómo explicarlo si no sabemos siquiera que la tenemos.

Su valiosa vida iba por un camino habitual y, de pronto, las circunstancias, las vivencias, el trabajo, la precariedad, la religión y su maldito fanatismo anti-ciencia, todo eso terminó por quebrarla y quebrarnos. Hicimos lo que pudimos para poyar a la familia en esos momentos difíciles, conversamos nuevamente entre varias de la promoción. Nos volvimos a encontrar con algunos y era una pena sentir que a ella le hubiera gustado estar así, reuniéndose con nosotras, conversando de cómo nos fue, que años no sabíamos nada una de la otra, que ahora que te has casado cuándo tienes hijos, y esas preguntas que solemos hacernos para saber más uno del otro.

Imagino que la ausencia tan cercana, la pena de su juventud ida, el recuerdo de las clases llevan a todas a cuestionarse todo. Si vale la pena o no la fe, si vale la pena matarse estudiando para luego no encontrar trabajo o alguien que te dé la oportunidad del gran salto, si vale la pena matarse trabajando, si el sacrificio finalmente tiene un camino menos insensible que la muerte trágica.

Al final, confirmo lo que pensaba a los 17 años, la vida vale la pena sólo por aquellos segundos en que fuiste feliz, en que sonriendo cómplice con tu pareja, con tus amigas, con tus amigos, por ese baile con quien tu querías, por ayudar a álguien... por abrazar a quien amas, sólo por esos momentos absolutamente felices puedes decir que valió la pena vivir.

Espero Janelle, que hayas sido feliz, en algunos momentos, quizá con alguna broma entre nosotras, bailando en alguna fiesta luego de clases, exponiendo un buen trabajo, terminando las clases sin preocupaciones, llevando tu primer sueldo a tu familia, consiguiendo las metas de ese año en tu trabajo, espero que en cualquier entorno en el que hayas estado (incluso el religioso) hayas sido, al menos por un momento, profundamente feliz, sólo entonces todo valió la pena.




............................................................ * ..............................................................


P.D. Los Secretos de una universitaria vendrán en la siguiente entrada, mientras escribía esto sentí que sólo Janelle ameritaba tener una entrada para ella sola. 

06 mayo 2015

Azul

Azul era la portada del álbum, azul era la voz de Drexler, azul era la tristeza y su seguridad. Recuerdo que me lo presentó Leo, poniendo su canción más bonita, sin pensar que hoy, sentada en mi sofá, guardiana del sueño de mi hija, guardando mis hojas llenas de recuerdos, lo escucharía nuevamente y, al fin, viviría en carne propia las letras de sus canciones.


Ahí te va querido combustible ...





Todas las horas
todos los besos
cada recuerdo que fuimos echando en el fuego
un dia tal vez darán calor

Cada lagrima, cada gota de sudor
que el tiempo fue evaporando
sonara el silbato de vapor

y más alla del espectro visible
habremos sido el fuego y el combustible

Tomo el dolor, tomo el punzon de los celos
lo dejo arder en la llama
y un dia tal vez saldran de mi

y esta cancion que se disipa en el viento
como señales de humo
busca cielo en que la leas tu...

y en una o mas de los puntos posibles
habremos sido el fuego y el combustible
habremos sido el fuego y el combustible
habremos sido el fuego...

::::::::::::VERBUM SAPIENTI::::::::::::::::::::

::::::ORBIS TEXTUS::::::