23 diciembre 2015

Cambiamos

Avanzas, mides la mordida, el suficiente dulce, el ligero calor, el momento es perfecto, el postre, la compañía y el sabor del amor. 
 
Miras el pasado sin rencor; la perspectiva, como siempre, te da otra óptica de la vida. Bien dicen que cuando eres realmente feliz es difícil que odies, que envidies o que incluso desees el mal. Simplemente, cambiamos.
 
 
Ayer, mi hija revisaba empeñosamente un viejo libro de tapa roja, era un diccionario de sinónimos y antónimos de 504 páginas que tantos años conservó mi papá y también lo tenía en mi pequeña biblioteca. Ella estaba fascinada por la cantidad de pétalos secos que yo tenía la costumbre de guardar para luego hacer tarjetas que no llegaban a nadie. Las hojas amarillas también resguardaban unos folletines de la moda Barbie de los años noventa, me acuerdo que los guardaba para soñar que tenía la Barbie deportiva, playera, de gala y tantas otras que jamás podría comprar.
 
Al cabo de un par de minutos revisando algunas palabras y explicándole más de la cuenta sobre los sinónimos y antónimos, mi hija solicita que lea lo que estaba escrito en la última página amarillenta  del libro, veo la letra corrida, humedecida por el tiempo, en lapicero azul, escrito por mí:

" 26-12-95
Saludos a quien lea esto
Ya pasó navidad, y espero
que todos allá en el futuro estén bien; y
no olviden que las drogas y los hombres
te destruyen.
Chao"
 

 Mi risa estalló con la vergüenza de mis 13 años plantados sobre mi caligrafía extremadamente misántropa. Recuerdo que tenía la costumbre de dejar mensajitos para el futuro, tal cual Marty McFly en la famosa película de Robert Zemeckis, escribía sobre todo para aconsejarme sobre el amor y de lo que estaba viviendo en ese momento.
 
¿Qué dice mami? Nada hijita, seguro estaba practicando cómo escribir, mejor toma tu librito de Chimoc para leerlo juntas.
 
Reflexionar sobre lo que escribí es recorrer todo el proceso de formación en un colegio de mujeres, con amigas mujeres con una televisión machista y conservadora que separaba a hombres y mujeres de sus roles "natos". ¿Imaginas que yo escribí eso?, qué tal contraste con este 2015 que se va. Qué tal contraste de un hombre destructor frente a ti que me reconstruyes el corazón con sólo existir.

No hay comentarios.:

::::::::::::VERBUM SAPIENTI::::::::::::::::::::

::::::ORBIS TEXTUS::::::