20 diciembre 2015

Sol, lluvia, helados (personal)

La sonrisa que tengo esta noche es la triunfante, mi trabajo se puede ir a pique, mi casa reducirse más, mis dudas existenciales irse al carajo. Hoy mi sonrisa es sólo de real felicidad.

Luego de un día de vernos sigue mi sonrisa Poeana, sí, a lo Edgard, tal cuál hubiera salido triunfante, como si la travesura no muriera nunca, aún ante el descubrimiento de ella. Me regocija saber cuánto ha virado el destino, cómo el círculo vuelve a ti y a mí. Imposible hace 10 años, posible ahora, yo desde acá, mirándote, extrañándote al despedirme y tú volviéndote ese Buho Rojo que tantos años atrás había deseado.

Buenas noches y gracias eternas al universo entero, a los helados en la mañana, a la lana bajo la lluvia, al libro deshojado, al final inconcluso que nos llevó a buscar en el mismo lugar, a la misma hora, sobre la misma mesa de madera.

No hay comentarios.:

::::::::::::VERBUM SAPIENTI::::::::::::::::::::

::::::ORBIS TEXTUS::::::