02 abril 2017

Excapulare

"Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?"
PCB


Mi espalda recibe un abrazo inesperado, es una mujer, fría, de cabello largo y negro, es joven, lo sé por su sonrisa bulliciosa cerca a mi oído, siento que su intención es apresarme, pero no entiende cómo hacerlo ni para qué. Le pregunto, sin salir de mi asombro, ¿Qué hace? No me contesta.

Escabullo mi cuerpo al fin, se ríe horrorosamente, a pesar de aparentar juventud en sus cuerdas vocales su rostro es realmente viejo, sus cejas canas y su piel descolorida me revelan que es la muerte, su ropa negra lo reafirma, es la muerte. Mi corazón palpita a mil por hora, me asusto, qué le puedo decir, si a todo lo que le pregunto sólo se ríe y mira al vacío. 

¿En serio ya me toca? ¿A quién le toca? ¿Por qué me apresa? y ¿cómo así se lleva a la gente abrazándola? Esta es una de las tantas experiencias extracorporales, sé que quedará aquí, pronto alguien sacudirá mi cuerpo de la cama para despertarme, quizás no, tal vez sí.

El aire deja de recibir luz, ya no aparecen los abrazos forzados, ahora es ella quien se desvanece y no tiene quien la sostenga, se muere de dolor y no puedo ayudarla, la muerte se muere frente a mí y no puedo ayudarla. El horror me congela y me despierto.

El despertador me alerta que es hora de levantarme, debo llevar temprano a mi tío a su consulta en Neoplásicas.

::::::::::::VERBUM SAPIENTI::::::::::::::::::::

::::::ORBIS TEXTUS::::::