10 mayo 2017

Temptatio


"La única manera de librarse de la tentación es ceder ante ella"
Oscar Wilde



Cómo hablar de ti sin recordar tu rostro en medio de la mañana, reflejo de un esfuerzo que nace desde la oblicuidad de tus músculos, siempre abrazando mi cuerpo para nacer nuevamente de mí, una y otra vez.

Cuando cerramos la cortina y nos sentamos, se enfrentan nuestras sonrisas, entendemos que hay un implícito comienzo y final de algo que no podrá ser dañado por sentimientos de amor, ni de angustia, ni de posesión; nuestra respiración ansiosa se vierte como el agua fría que invade nuestra espalda y nuestros vientres.

Mientras sudamos, mi cerebro viene esculpiendo un rostro con tus labios siempre delgados, tu perfilada nariz, tus sienes de porcelana que hacen brotar definidas cejas hermosas como si nacieran en medio de un mar congelado, lleno de nieve y frío de invierno; luchas con mis ojos para no ser considerado sólo bello, tratas de hallar oxígeno en medio de esa pelea que fingimos aguantar. ¿Acaso ser libre implica no atraparte en mis recuerdos, no dibujarte, ni describirte en ningún texto?

No puedo, y el universo lo sabe, no puedo quitarme de la cabeza tu rostro de placer, ni la fuerza de tus piernas y el poder de tus labios; cuánta energía en un sólo semidiós y no poder gritarlo al mundo, porque finalmente somos tan extraños, tan dispersos en horarios y obligaciones, sabemos que hay sentimientos que brotaron muertos y sólo se avivan una mañana o una tarde breve, sin llorar ni esperar nada a cambio.

Me encantas y te escribo, me gustas y te dibujo, te pienso y no te lo digo, existes y no estamos. No arruinemos esto, no nos veamos más.


Asae Nunt




No hay comentarios.:

::::::::::::VERBUM SAPIENTI::::::::::::::::::::

::::::ORBIS TEXTUS::::::